Deporte y psicología

De forma tradicional se asocia el deporte al músculo puesto que es el que produce el movimiento, sin embargo, resulta indispensable prestar atención al órgano que dictamina dicho movimiento: el cerebro.

Es allí, en realidad, donde residen nuestras singularidades.

Destrezas

Habilidades y experiencia en la realización de una actividad determinada, generalmente automáticas o inconscientes.

Tácticas

Procedimientos o métodos que se siguen para conseguir un fin determinado.

Pensamientos

Procesos mentales (voluntarios o involuntarios) mediante los cuales se despliegan nuestras ideas sobre el entorno, los demás o nosotros mismo. Las distorsiones cognitivas o del pensamiento pueden limitar nuestro rendimiento, así como pensamientos adaptativos o funcionales pueden impulsarlo.

Emociones

Respuestas químicas de nuestro cuerpo ante determinados estímulos, que desembocarán en una respuesta “acorde” a la necesidad de la situación. Un buen entendimiento de la funcionalidad emocional y de cómo realizar el procesamiento emocional puede marcar la diferencia, dotándonos de un buen control emocional, potenciando así nuestro bienestar y autoconocimiento.

Capacidades cognitivas

Entre otras, la atención, memoria y funciones ejecutivas nos permiten desenvolvernos en nuestro entorno, integrando la información recogida del ambiente y el aprendizaje extraído de experiencias pasadas. Estas capacidades se pueden potenciar con entrenamiento cognitivo.

Habilidades concretas

Habilidades de afrontamiento, de resiliencia, sociales y de solución de problemas se pueden trabajar para llevar al deportista a un mayor bienestar psicológico y emocional.

Variables personales

La autoestima, el autoconcepto y la personalidad son variables que influyen en el desempeño. Se pueden trabajar y utilizar para aumentar la satisfacción, el auto conocimiento y el bienestar con uno mismo y los demás.

Los anteriores son componentes que influyen (potenciando o limitando) el rendimiento del deportista. Estos aspectos psicológicos son propios de cada persona, tienen como base un componente biológico y se han ido desarrollando en base a experiencias. Tal y como se han ido creando pueden ir siendo modificados para conseguir un rendimiento y bienestar óptimos en los deportistas y organizaciones deportivas.

El abordaje psicológico en el deportista puede marcar la diferencia, puesto que según cómo tratemos a nuestro cuerpo se incide en nuestra mente y, al mismo tiempo, nuestros estados mentales condicionarán los estados corporales, potenciando o limitando nuestro desempeño.

Articulo escrito por Elisabet Madridejos

www.tanknutricion.com

#tank #tanknutricion #fitness #fit #gimnasio #gym #healthy #salud #entrenamiento #deporte #dieta #suplementación #fuerza #strong #hipertrofia #grasa #bodybuilding #bodybuilder #fisicoculturismo #crossfit #oposiciones #halterofilia #powerlifting #psicologia #altorendimiento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *